Ginecología Oviedo Clínica Cecchini

Ginecología

Está viendo:

Control de Gestación y parto

control de gestación y parto

Nos ocuparemos de tu embarazo de forma personalizada. Nos ayudaremos de pruebas analíticas (analítica general, serológica, test combinado) o de imagen como la ecografía de alta resolución, la ecografía Doppler, la ecografía 4D, la monitorización fetal y si fuera necesario, amniocentesis genética.


El día del parto estaremos a tu lado haciendo que ese momento tan importante sea lo más personal, natural, pero también seguro, poniendo a tu disposición los medios personales y técnicos necesarios.

A continuación te guiamos sobre cómo debes cuidarte durante el Embarazo:

- Alimentación

La alimentación debe ser variada y equilibrada. Se debe comer poca cantidad y frecuentemente, unas cinco comidas al día, y debe contener los siguientes alimentos:

- Lácteos, tres raciones de lácteos al día por lo menos, preferentemente de bajo contenido en grasas (una ración equivale a un vaso de leche, un yogur o una porción de queso).
- Carnes y pescados, huevos y aves. Una o dos raciones al día de uno de estos alimentos y no pasar de tres huevos a la semana.
- Ensalada, una vez al día.
- Verdura cocida, una vez al día.
Fruta, dos o tres veces al día.
Legumbres (lentejas, judías, garbanzos), dos o tres veces a la semana.
Patatas, arroz, pastas, dos veces a la semana.
Pan, preferentemente integral, de una a tres rebanadas al día.
Debes además beber 1,5 a 2 litros de agua al día.
El aceite mejor para cocinar es el de oliva y el uso de sal debe ser moderado y, preferentemente, sal iodada. Se debe evitar el consumo de productos salados como aceitunas, embutidos, anchoas... y las pastillas de caldo concentrado.

También debes evitar el exceso de azúcares y de grasas animales.

Si no has pasado la toxoplasmosis, las carnes deben estar cocinadas a más de 66º C. Debes evitar el embutido y tener cuidado con el consumo de productos frescos y crudos, los cuales deben estar bien lavados.

Si tienes gato, procura no tocarlo y, sobre todo, evita el contacto con sus excrementos. Lávate las manos antes de comer y también antes de manipular los alimentos que vas a consumir.

Debes evitar las comidas pesadas, debes masticar bien el alimento, come despacio, menos cantidad y más frecuentemente.

Evita las bebidas con gas. Controla el consumo de café, té, chocolate, bebidas de cola y otros estimulantes.

Si tomas alguna medicación, comunícaselo lo antes posible a tu ginecólogo. El primer trimestre de gestación es el más peligroso porque se están desarrollando todos los órganos fetales y hay fármacos que pueden producir malformaciones.

El tabaco es perjudicial para la salud y mucho más durante el embarazo, ya que no solo te perjudica a ti sino también a tu hijo.

El alcohol pasa directamente a la sangre del feto, pudiendo producir daños importantes en el mismo al no estar su metabolismo preparado para metabolizarlo. También las drogas perjudican gravemente al feto.

- Higiene

En tu higiene diaria debes utilizar jabones y champús suaves y te recomendamos una buena hidratación para tu piel, sobre todo en las zonas de mayor estiramiento como las mamas y el abdomen donde también puedes utilizar antiestrías específicas.

Debes evitar la depilación con ceras calientes o cremas depilatorias. Puedes utilizar cera fría, pinzas, o bien maquinilla eléctrica.

La higiene dental debes esmerarla y acudir por lo menos una vez al dentista para hacer una revisión.

Debes protegerte del sol con cremas de protección adecuadas a tu tipo de piel, evitando así manchas y quemaduras. Durante el embarazo no debes usar cremas despigmentantes.

- Hábitos

Durante el embarazo debes descansar por lo menos 8 horas, la posición mejor para dormir es de lado (decúbito lateral) y a ser posible sobre tu lado izquierdo y además descansar aunque sean unos minutos a lo largo del día y a ser posible en un sillón que te permita tener la espalda recta y los pies elevados.

Debes practicar aquellos deportes que no supongan un esfuerzo o movimiento brusco ni competitivo. Lo ideal sería practicarlo tres veces a la semana y es mejor al aire libre y respirando aire puro.

No hay inconveniente para que sigas realizando tu trabajo habitual en casa o fuera de casa aunque debes tener en cuenta los factores de riesgo que pueden existir en tu puesto de trabajo y, si tienes alguna duda, consultar con tu médico.

Las relaciones sexuales pueden seguir manteniéndose con normalidad siempre y cuando no haya alguna contraindicación específica o un sangrado vaginal.

Hacia la 28 semana de gestación puedes empezar la preparación al parto.

El equipo de matronas te informará y aclarará de forma experta y cercana, no solo las dudas que te plantea el embarazo o los ejercicios que puedes realizar para la buena evolución del final del embarazo y parto, sino también te darán consejos muy útiles sobre cómo cuidar a tu hijo y sobre su lactancia.

La lactancia materna es la más aconsejada, la mejor para tu hijo, además de que parece disminuir la incidencia de cáncer de mama.

Volver

Clínica Ginecológica Cecchini